Usuario: CLAVE: ¿Olvidó su clave?

Febrero 15, 2011

La racha de 24 victorias consecutivas de Ohio State llega a su fin

Los Buckeyes perdieron a domicilio su primer juego de la temporada frente a los Badgers por 67-71.

Por Andrew Hill

Tarde o temprano todo tiene que llegar a un final, y así lo hizo la racha de 24 victorias al hilo de los Ohio State Buckeyes. Esto era algo que los número uno Buckeyes sabían que podía ocurrir en su visita a los número 13 Wisconsin Badgers, aunque ellos realmente no se esperaban que sucediera en el Kohl Center. Esa tarde ellos estaban concentrados en otra victoria para honrar la memoria de las víctimas que perecieron en el accidente del vuelo 3407 de Continental en su segundo aniversario. Esta era la razón por la cual los Buckeyes saltaron a la chancha con parches que tenían el número 3407.

A pesar de disfrutar de una ventaja de 13 puntos en la segunda mitad, los Buckeyes fueron incapaces de mantenerla hasta el final debido a Jordan Taylor de los Badgers, quien estuvo imparable liderando la remontada, anotando 21 de sus 27 puntos en esa mitad. Tan solo 13 minutos fueron suficientes para que Taylor le pusiera fin a la temporada invicta de los Buckeyes.

Un Kohl Center con todas las localidades agotadas fue testigo de cómo por segunda vez en la historia de la universidad sus Badgers derrotaban a un equipo rankeado como el número uno en el escalafón de la AP, que coincidentemente acontece ser el mismo al que derrotaron por primera vez en 1962. Con esta victoria los Badgers han jugado ahora 17 juegos seguidos como local sin sufrir derrota alguna.

Wisconsin es una universidad de la cual Ohio State no se olvidará esta temporada, ya que en fútbol americano también cayeron derrotados por ellos, en un juego en el que también llegaron como el equipo número uno.

“Ellos merecen el crédito”

William Buford con 21 puntos y el estudiante de primer año Jared Sullinger con 19 puntos y 12 rebotes fueron los líderes anotadores para Ohio State, que a pesar de su esfuerzo vieron cómo la segunda racha más larga de inicio de temporada en la historia de la universidad llegaba a su fin por una diferencia de cuatro puntos. Los Buckeyes estaban a tan solo tres juegos de igualar su mejor marca impuesta en la temporada 1960-61 con un record de 27-0.

Para el entrenador Thad Matta esta derrota no es un contratiempo en sus planes para la temporada, ya que “estar invictos” no era una de sus metas. Él acusó la derrota a Wisconsin, cuyo juego rozó la excelencia, y por el cual Matta siente que “ellos merecen el crédito”.

Los Buckeyes intentarán ahora retomar su rumbo frente a los número 44 Michigan State Spartans en casa, el 15 de febrero en el primero de los últimos seis juegos antes del final de la temporada regular para dar inicio al tan esperado March Madness.

En su último juego frente a Penn State Nittany Lions los Spartans terminaron con dos derrotas al hilo gracias a una cómoda victoria por 75-57.

Si hay una lección que Sullinger aprendió muy bien en Wisconsin es que los “rankings no importan”, por ello el juego ante los Nittany Lions debe ser jugador con humildad y respeto hacia el rival si ellos quieren evadir su segunda derrota de la temporada. Este juego además les dará a los Buckeyes la oportunidad de medir su carácter de recuperación luego de una derrota tan dolorosa.

Sobre el Autor
Andrew Hill es uno de los principales escritores para Instant Action Sports y actualmente escribe sobre el Mundo de la NFL. Siéntase libre de hacer uso de este artículo en su totalidad en su sitio, asegurándose de dejar todos los vínculos en su lugar y de no modificar su contenido.

© 2014 INSTANTACTIONSPORTS APUESTAS DEPORTIVAS